Exámenes de laboratorio en Nefrología. Información para pacientes

0
1158

La enfermedad renal crónica se define como aquellas anormalidades funcionales y/o anatómicas, presentes por más de 3 meses, con implicaciones en la salud de la persona. Esta se clasifica según diferentes fórmulas y parámetros. En esta publicación abordaremos los exámenes que se solicitan comúnmente en la consulta de nefrología.

Consideramos que la educación de los pacientes es vital para el manejo de esta patología, por lo que abordaremos esta información de manera clara para que conozcan más acerca de su patología o la de su ser querido.

Creatinina en suero: Este es el examen principal de nefrología. La creatinina es un producto del metabolismo de la creatina en los músculos, la cual es filtrada por los riñones y excretada por la orina. Con este proceso podemos medir indirectamente la función de los riñones, ya que mientras más alta se encuentre la creatinina en la sangre, podemos deducir que los riñones no logran orinarla, por lo tanto, a MAYOR creatinina en suero, MENOR funcionamiento de los riñones.

Finalmente, a pesar de que existen rangos de valores normales de creatinina, LO MÁS IMPORTANTE, y lo que se busca en la consulta de nefrología es que la creatinina permanezca lo más bajo y estable posible, por lo que usted en la medida de lo posible debe tener anotado cuanto es su valor usual de creatinina para poder compararlo con los exámenes siguientes y mirar si está mejorando o empeorando el funcionamiento de los riñones.

Filtrado glomerular: Cabe resaltar que la creatinina por sí sola, no nos es útil para cuantificar o calificar la función renal, por lo que actualmente usamos fórmulas que permiten calcular la tasa de filtración glomerular, teniendo en cuenta los valores de creatinina y otros factores como la edad, el sexo, la raza, entre otros.

Los riñones, filtran la sangre, eliminando los desechos y el exceso de agua para producir orina, así la tasa de filtración glomerular es el porcentaje de funcionamiento de los riñones, la capacidad de filtrar en mililitros/minuto. Por lo tanto, éste cálculo es fundamental y nos ayuda a evaluar la estabilidad, mejoría o disminución de la función de los riñones.

Albuminuria: o microalbuminuria (aunque no es la manera correcta de llamarla) es un examen que nos reporta la cantidad de albúmina (proteína) que se orina, este es un marcador que nos indica si los riñones están inflamados, y que por lo tanto son más propensos a dañarse.

A modo de ejemplo, cuando uno compra un colador para hacer jugo, espera que la pulpa de la fruta no caiga al tazón, si al final uno encuentra mucha pulpa en el tazón considera que el colador esta malo; esta es la función de los riñones, hacer las veces de colador, y orinar los productos de desecho, si encontramos proteínas en la orina, nos está indicando que los riñones se están dañando.

Proteínas en orina de 24 horas: Este es un examen mucho más completo y preciso cuando la albuminuria está presente, consta en la recolección de la orina por 24 horas y a través de métodos de laboratorio se cuantifica cuánto es el total de proteínas eliminadas por la orina. La manera ideal de recolectar este examen, es consiguiendo una botella con buena capacidad (2 litros o más), lavarla únicamente con agua (no usar cloro o detergente) se guarda en la nevera (refrigerador) y la recolección se inicia descartando la primera orina de la mañana, e inmediatamente luego de descartarla se cuentan 24 horas de recolección de orina, asegurándose al día siguiente despertarse al baño a la misma hora y depositando esta última orina en el recipiente. Por ejemplo: si se despierta a las 6am, bota/descarta la primera orina de la mañana, recolecta toda la orina del día, y al otro día se despierta nuevamente a las 6am a orinar, completando así 24 horas de recolección.

Uroanálisis o citoquímico de orina:  El uroanálisis es el examen que se toma en el frasco pequeño de orina, el cual es una herramienta que nos aporta demasiada información acerca del estado del paciente. Se observan variables como la acidez de la orina, si se orinan proteínas (aunque no es tan exacto como las proteínas en orina de 24 horas), si hay sangre (si esta proviene de los riñones o no), nos reporta la presencia de cristales (cálculos), si hay bacterias (lo cual puede ser común en mujeres o personas con sondas) entre otros datos que pueden ser relevantes según el caso.

Para una adecuada recolección de la muestra se requiere lo siguiente: el día previo al examen evitar ejercicio excesivo, ingesta de grandes cantidades de carne o relaciones sexuales; el día del examen, se debe recolectar la primera orina de la mañana de la siguiente manera, realizar un adecuado aseo de las manos con agua y jabón, de los genitales únicamente con agua, destapar el frasco (entregado por la farmacia o la institución de salud) sin tocar su interior para evitar contaminación, iniciar la micción descartando los primeros 3 segundos de orina y posteriormente sin frenar la orina llenar 1 onza del recipiente, taparlo, limpiarlo externamente y llevarlo lo más pronto posible al laboratorio.

Nitrógeno ureico (BUN): Es otro producto de desecho del metabolismo de las proteínas y que nos habla del funcionamiento de los riñones, aunque se puede elevar por múltiples razones (falla cardíaca, hemorragia digestiva, medicamentos, entre otros) una de estas es por la deshidratación lo cual es algo común en las personas de mayor edad ya sea por restricciones de líquidos por el corazón, incontinencia, dificultad para expresar que tienen sed. Por lo que un examen de BUN alterado nos puede indicar que le falta incrementar la ingesta de líquidos, según las restricciones y enfermedades adicionales del paciente.

Dra. Sara Isabel Ramírez Urrea

Dr. Mateo Velásquez López

Médicos del Programa de Nefroprotección PROMEDAN IPS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here